El rumbo de la vida

Es extraño como las decisiones que tomamos cambian el rumbo de nuestra vida. Nos afectan a nosotros pero también a la gente en nuestro alrededor, por eso es tan difícil tomarlas. Tal vez si supiéramos el resultado de cada decisión por adelantado sería más fácil resolver el acertijo, al menos eso era lo que creía antes. ¿Y si no nos gusta ninguno de los resultados o todo lo contrario nos gusten todos? ¿Cuál elegiríamos? Siempre se nos va a quedar la pregunta: ¿qué pasaría si…? y por más que evitemos responderla, permanecerá escondida en algún lugar del subconsciente para confundirnos en el momento crucial.

El rumbo de la vida

La verdad es que la vida está llena de dudas y cuando nos encontramos en una encrucijada donde tenemos que elegir el camino, nos sumimos en una vorágine de excusas para retrasar nuestra decisión pero ¿para cuándo? El tiempo va volando y la única manera para saber la respuesta de la pregunta: ¿qué pasaría si…? es elegir un camino. No hay caminos verdaderos solo opciones porque cualquiera de ellos te va a llevar hacia algo, y si te equivocas siempre encontraras otra encrucijada para cambiar el rumbo con la intención de encontrar algo mejor. Al final la vida es eso un viaje en un mundo lleno de encrucijadas.

Sígueme en Twitter…

A %d blogueros les gusta esto: