Todo puede cambiar en cualquier momento

Es difícil cuando perdemos la pieza fundamental para alcanzar nuestro sueño más grande, especialmente si era tan importante en nuestra vida y representaba gran parte de lo que llegamos a ser. La pérdida dejo un vació profundo y tan doloroso que las palabras quedan cortas para describirlo. En consecuencia, llega la confusión y la inseguridad, rodeados de miles de preguntas, no sabemos cómo continuara nuestra historia. Nos encontramos en un momento donde comprendemos nuestra incapacidad para actuar.

Todo puede cambiar en cualquier momento

Es terrible el sentimiento de impotencia. Sentir que el mundo se te viene encima y que no tienes el poder de hacer absolutamente nada, eso te mata poco a poco comiéndote por dentro y aún más si eres de las personas que nunca se quedan con los brazos cruzados, pero esta vez los sientes amarrados sin siquiera poder moverlos.

Cuando sientes que llegaste al fondo de la desesperación aparece una luz de esperanza que te devuelve las ganas de continuar. Tal vez esa diminuta luz no pertenece al sueño que habías pensado, pero si podría llegar a ser parte clave de uno completamente nuevo o tal vez una versión mejorada.

Al final debemos entender que todo pasa por algo, aunque las razones no son tan obvias en el principio, pero ya las vamos a descubrir mientras vivimos la vida. Así vienen los cambios necesarios para el crecimiento de nuestro ser porque nada en este mundo es constante “todo cambia, revoluciona, vuela y se va”.

Escondidos detrás de las sombras

Cuando dos personas se encuentran, su conexión puede llegar a ser tan fuerte que nunca lograrán a separarse por completo a causa de una relación profunda e indestructible que se construye entre las sombras de sus almas, o tal vez ese lazo existió mucho antes de que se encontraran los dos protagonistas de esta historia repleta de amor que todavía caminan en el borde de la incertidumbre.

Escondidos detras de las sombras

Creyeron en su visión efímera tanto que les hubiese gustado convertirla en realidad porque para ellos no había nada inalcanzable en la vida. Soñadores por naturaleza, que viven guiados por su imaginación que les trae aventuras inolvidables en lugares desconocidos. Llevados por el impulso y el instinto se encontraron en medio de los sueños, los dos persiguiendo el brillo de la vida que según su opinión era algo mágico que inundaba cada poro de su piel. Son personas que transforman la tristeza en alegría y las lágrimas en una sonrisa como si tuviesen polvo de hadas que sin egoísmo lo ofrecen a la humanidad entera. Se parecían a las piezas que perfectamente encajan en un rompecabezas hasta que, inesperadamente, de un momento a otro se detuvo el tiempo porque el sueño tropezó con la realidad. Aquel choque fue tan fuerte que fragmentó el camino que antes recorrían juntos.

Fue la cruel realidad que los separó, aunque no logró alejar sus sombras que todavía se quedan entrelazadas en la ilusión que proviene de su juego de palabras que nunca termina.

Ahí siguen viviendo escondidos detrás de las sombras esperando a que uno de ellos sea capaz de atravesar el acantilado que ahora existe entre ambos como para volver a juntarse en un solo camino, ya que no pueden y no quieren aprender a vivir el uno sin el otro porque apartados no se sienten completos.

Sígueme en Twitter…

A %d blogueros les gusta esto: