La locura del querer ser

Le encantaba su compañía, adoraba pasar el tiempo con él y a veces perdía la cuenta de la hora. Ella disfrutaba escucharlo hablar, explicándole todo lo que le interesaba saber y satisfaciendo su curiosidad. No importaba para qué o cuando, él siempre estuvo muy cerca de ella y sin que lo supiera era su apoyo incondicional, quien le ha levantado el ánimo regresando la sonrisa a su rostro cuando ella lo necesitaba.

La locura del querer ser

Hubo momentos donde quería hacerle tantas preguntas y no sabía cómo, porque no quería ser malinterpretado y que por eso ella se alejara de él. No quería estar enojado frente a ella y trataba de esconderlo, sin embargo no podía porque ella lo notaba cada vez que lo hacía. La entendía cuándo ni ella misma lo pudo hacer, pero la dejaba disfrutar en su libertad y vivir en su mundo porque en el fondo sabía que ella iba a regresar junto a él. Era inseguro, inconsciente de las cosas que lo hacían tan especial para ella, pero si solo pudiera verse como ella lo veía, entendería que vale mucho todo eso que lo define como persona. Le daba seguridad y la hacía sentirse como la mujer más especial del mundo, y lo único que ella quería era estar junto a él. Lo quería de una manera irracional e inexplicable, tal vez incomprensible para los demás, pero demasiado valiosa para ese mundo de locuras en que vivieron los dos y lo llenaron de momentos inolvidables.

Él era un loco, loco por ella y ella era una loca, loca por él.

Atrapados en la margen

Veo mi reflejo en los ojos de los demás. Cada quien tiene su propia impresión de mi y cada una se diferencia de la otra. ¿Pero hay alguna que es verdaderamente la correcta, o solo se quedan a las márgenes de lo que realmente significa ser yo? Creen que me conocen, que han descubierto las cosas intrigantes y fundamentales para entenderme y justo en ese momento hay cambio en las reglas del juego de la vida.

Atrapados en la margen

A veces se dan el derecho de analizarme y sacar sus conclusiones de las palabras que digo, lo que hago o dejo de hacer sin darse cuenta que se enredan en su propia telaraña atrapados en un abismo lleno de inseguridades y preguntas a las cuales no pueden encontrar una respuesta. Se quedan confundidos de tantas contradicciones y no encuentran la manera de descifrarlos y se preguntaran ¿por qué?  Porque cierran los ojos justo en el momento oportuno cuando se tiene que ver más allá del horizonte  dejando abiertos todos los sentidos para llegar a una comprobación que al menos pase los límites de la marginalidad  que solo es un obstáculo hacia a la verdadera esencia de mi ser.

En busca de la felicidad

 ¿Qué se puede percibir en una persona que se siente con el poder para intervenir en la vida de los demás? ¿Quién le da el derecho para apropiarse de las cosas que no le pertenecen? Tal vez está convencida de que tiene un buen motivo y esa es la respuesta del porque lo hace. Si piensa que la felicidad se puede regalar aunque sea sólo por un momento a  aquellos que lo necesiten, pero ¿a cambio de qué?, ¿acaso los regalos tienen  precio?

En busca de la felicidad

 Que pasa cuando esa felicidad regalada termina porque todo tiene fecha de caducidad, y cuando lo único que queda es sólo un vacío inmenso porque esa persona se lo llevó todo, ese es el precio que tienes que pagar. La razón a primera vista es porque siente satisfacción cuando da una parte de sí misma a cualquiera que lo necesite, creyendo que así les ayudara a encontrar la felicidad, pero en el fondo es porque esa persona se siente muy sola, desesperadamente necesita que alguien la quiera y en busca de ese alguien se roba todo lo que encuentra en el camino con esperanza de que eso sea suficiente para saciar la sed de afecto que tiene, un refugio temporal para su penitencia. No se da cuenta que en vez de ayudar, realmente lo arruina todo escondiéndose detrás de sus buenas intenciones, no tiene la valentía suficiente para reconocer que es lo que verdaderamente desea,  tal vez ni siquiera tiene idea de lo que le está pasando. A esa persona no se le tiene que juzgar porque  está enredada en un laberinto de la vida tratando de encontrarse a sí misma, tratando de encontrar el sentido de su existencia, su amor y felicidad.

Ego

¿Cómo explicar algo que no se explica?, ¿Cómo admitir algo de lo que tú solo quieres huir? No hay respuesta correcta, tal vez porque ni la pregunta es lógica. Sí, exacto, la lógica o tal vez el ego que a veces nos hace tan fuertes pero al  mismo tiempo tan débiles. No sé por qué existe en un ser humano, lo hace miserable. Me pregunto porque lo conservamos si no nos hace felices; es un obstáculo en nuestro camino hacia la verdad, esa que sabemos  sólo  nosotros mismos y la que ocultamos del resto del mundo para proteger nuestro ego. Esa misma que te hace vulnerable pero tal vez feliz si te arriesgas. Si, arriesgar decirla en voz alta para que se entere el mundo y si no te escuchan grita hasta el cansancio y después grita un poco más hasta que lo hagan. Pero entonces, ¿qué?

Ego

Estarás confrontado con el ego del mundo o con el ego de una persona, es lo mismo. Todos los humanos funcionamos de  manera parecida. Tal vez lograras derrotar a tu ego  aunque solo por un momento, pero no podrás contra el ego del mundo, contra los egos de otras personas, contra el ego de esa persona; y en ese momento entenderás que perdiste. Ganaste la batalla pero no la guerra. Esa decepción hace que uno proteja a su ego más que nunca y a costa de no ser feliz jamás, pero tampoco lastimado. Y toda esa verdad que uno tiene para decir al mundo se queda enterrada en el silencio por miedo a perder el ego. Es mejor así te consuelas a ti mismo. Y por ese mismo miedo la gente se queda callada no solo frente al mundo sino frente a las personas más importantes en su vida. Mudas, aunque se mueren por dentro. Tal vez no será para siempre, tal vez un día te atreves a arriesgarlo todo, tal vez te cansaras de ser infeliz, tal vez te liberarás del ego, tal vez hagas algo para sentirte vivo – porque callar, ahogándote en silencio es lo mismo que ser enterrado vivo – muriéndote poco a poco.

Siguiente Entradas recientes

Sígueme en Twitter…

A %d blogueros les gusta esto: