Las huellas en la piedra

El ser humano no existiría como tal si estuviera desprovisto de emociones, sin embargo no todos tenemos la misma capacidad para expresar los sentimientos, por la razón de que somos individuos muy diferentes.

Entonces ¿qué pasa cuando los sentimientos no se puedan revelar? Cuando te arañan por dentro y por más fuertes que sean no los dejas salir, cerrando cada rincón del alma para que no se escapen. Si te observaran pensarían que no han logrado tocarte, obteniendo la imagen de una persona dura como si estuviera hecha de piedra, la cual los transeúntes necesitados usan como ayuda para sostenerse cuando están a punto de caer y desesperadamente buscan un refuerzo.

Al ganar la fuerza suficiente se levantan y se retiran dejando su huella indeleble en la piedra que al no poder mantenerse en equilibrio cambia con la presencia de cada una de los vestigios incrustados en la superficie.

Las huellas en la piedra

Poco a poco se convierte en un sostén… No puede permitir que sus sentimientos salgan a la luz para no debilitarlo por eso se queda en silencio ahogándose en sus propias tristezas envuelto en sus pensamientos, reteniendo las lágrimas y tratando de ablandar el nudo en la garganta que no lo deja respirar. De vez en cuando lo que quiere es rendirse dejándose caer en un abismo al creer que tal vez allí encontrara la paz que tanto necesita, liberándose de aquello que le causa daño e intentando  tocar el fondo con el propósito de permanecer un tiempo allí, alejado de todo hasta recuperar sus fuerzas para levantarse de nuevo y seguir siendo la misma piedra de siempre dispuesta a sobrellevar el peso de cada mano que la necesite.

Sígueme en Twitter…

A %d blogueros les gusta esto: